16 noviembre 2011

¿Cómo sería tu vida si hubieses nacido en...?

Si hubieses nacido en la tribu de los Huaorani, Ecuador... vivirías en la Amazonía; no tendrías una casa permanente sino que periódicamente viajarías por la selva; te alimentarías de animales como monos, a los que cazarías con cerbatanas; no usarías ropa; y creerías que el jaguar y la harpía representan fuerzas supernaturales.

Fotografía de Piero Pomponi - "Ecuador Lost Tribe: The Huaorani".


Si hubieses nacido en Beijing, China... serías una de las 1150 millones de personas que habla Chino Mandarín, la lengua con más hablantes del mundo; el pato sería parte regular de tu dieta; el regateo sería parte regular y casi vital de tus compras en un mercado; comerías con palillos; y seguramente no creerías en ningún dios.

Fotografía de Kedar Misani - "Chinese Mother".


Si hubieses nacido en Londres, Reino Unido... tomarías el "tube" (metro) para ir a estudiar o trabajar; conducirías con el volante a la izquierda; tomarías te con sanduches de pepinillo; irías al "pub" por una pinta de cerveza; y quizás serías de la religión anglicana.




Si hubieses nacido en Roma hace dos siglos... vivirías en el corazón de la civilización occidental; hablarías en latín; comerías lirones (un tipo de roedores) como delicia culinaria ocasional; te vestirías con una toga; las relaciones homosexuales serían parte del quehacer social; y adorarías a varios dioses del panteón politeísta romano.

Copa Warren, lado A con relieve de dos hombres teniendo sexo - Artesanía romana del siglo I de nuestra era.


Si hubieses nacido en Estambul, Turquía... podrías hacer viajes intercontinentales entre Europa y Asia en pocos minutos; comerías kebaps y sabrías lo que realmente es un mantecado (no es igual a un helado de agua); regaterías en el mercado con una taza de té de manzana; y quizás serías musulmán y escucharías los rezos de los imanes que salen desde los minaretes al caer la tarde.

Fotografía: http://blog.best4istanbul.com
Si hubieses nacido en Karenni, Birmania... pertenecerías a la tribu Kayan y si eres mujer habrías empezado a usar anillos de metal alrededor de tu cuello a la edad de 2 años, y a la edad adulta tendrías casi 20 anillos lo que daría la impresión de tener un cuello alargado; quizás habrías sufrido por la guerra civil birmana y huido a Tailandia donde los turistas pagarían por ver tu cuello largo; y creerías que tu pueblo desciende de una mujer dragón.

Fotografía: Visual Statement
 
Luego de leer esto, la reflexión básica es que gran parte de tu vida, de lo que eres y crees, de lo que define tu más intimo yo... es solo una consecuencia azarosa de donde y cuándo naciste, un reflejo del tiempo y espacio de tu sociedad.

Así que, la próxima vez que creas que tus creencias, costumbres, preferencias, dogmas y establecimientos socio-culturales te dan el derecho a discriminar, marginar o imponerte sobre otras personas... piensa bien, pues tu no eres sino uno más de la gran diversidad humana.

Existen más de 7000 millones de personas en este planeta, todas únicas en sus realidades sociales pero a  la vez todas similares y unidas por el hecho de ser iguales en cuanto a su humanidad, al ser todos pertenecientes a la especie humana.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario, será publicado en breve! Tus comentarios alimentan mi blog!
Thanks for your comment! It will be published shortly. Your comments feed my blog!