26 marzo 2011

Sobre la imposibilidad de tener jirafas miniatura ó arañas gigantescas en nuestro planeta

Hace poco un amigo me pasó este enlace petitelapgiraffe.com donde aseguran que tienen jirafas miniatura. De acuerdo a la página web, estas jirafas medirían solo 76 cm en su etapa adulta, con 4.5 kg de masa y se alimentarían con "agua destilada y hojas de árboles bonsai", carecen de problemas de salud, tendrían un tiempo de gestación de más de un año (420 días) y les gusta la música de Nikolai Rimsky-Korsakov (vaya animalitos!).


A pesar de todas estas diferencias, las supuestas jirafas miniatura son muy similares en su morfología a las jirafas normales. Las jirafas normales son un mamífero africano cuya altura es la mayor entre todas las especies de animales terrestres vivientes. Los machos pueden medir hasta 5,5 m de altura y pesar hasta 900 kg. Las jirafas son animales herbívoros, comiendo grandes cantidades de vegetación, en especial acacias y pueden beber grandes cantidades de agua cuando está disponible. Las jirafas normales tienen un período de gestación de casi 15 meses y al parecer no gustan de ningún compositor humano en particular.

¿Existen las jirafas miniaturas? La respuesta es NO. Por más que queramos creer que estos tiernos animalitos existen, pues NO, no existen... así como tampoco existe el gato volador, el chupacabras, los marcianitos verdes ni los ositos cariñositos. Muchos dicen "todo es posible", pero este tipo de cosas solo son posibles en la mente de los humanos, un espacio imaginario donde las barreras de la realidad no existen. Sin embargo, en el mundo real donde todos vivimos, comemos y bailamos, las cosas se encuentran limitadas por las leyes de la física, y sus subsequentes leyes de la química, biología y demás.

Aquí copio un excelente artículo de Isaac Asimov, donde claramente explica las razones por las cuales arañas gigantescas como Aragog de Harry Potter o las jirafas miniatura no son posibles (a menos que exista un proceso completo de transformación evolutiva, y por ende al final no tendríamos jirafas en miniatura sino completamente otra especie... eso es harina de otro costal)....

"Tamaño justo" por Isaac Asimov
Hace pocos días iba yo calle adelante, caminando de prisa hacia no sé dónde y, como suelo a veces, sumido en profunda cavilación.

Ahora bien, ignoro qué cara pondrán ustedes cuando están embargados por hondas reflexiones, pero a mí me dicen que mi rostro, en tales casos, se frunce en una expresión de increíble ferocidad. Me cuesta trabajo creerlo, pues son proverbiales mi humor risueño, mi despreocupación y buena pasta; pero algún motivo tendrían mis hijos, de pequeños, para huir gritando de la mesa, cuando yo recordaba algún punto espinoso de mis escritos, que requería concentrada meditación.
Aquella vez, cuando marchaba tan abstraído, un extraño a quien sus asuntos llevaban en dirección opuesta me dijo al cruzarnos: «¡Sonría usted!»
Me paré en seco, sonreí y dije: «¿Por qué?»
Y él, sonriéndose también, contestó: «Porque por mucho que le ocurra a usted es imposible que sea para tanto.»
Nos separamos y yo hice cuanto pude para seguir meditando sin dejar de sonreír; pero sospecho que, poco a poco, la sonrisa se desvanecería y volvería el aspecto feroz...
Por curiosidad tomé buena nota de lo que estaba pensando entonces, para que, a ser posible, me sirviese de tema de un ensayo científico.
Resultó que estaba pensando en un nuevo programa de televisión, titulado «Mundo de gigantes», según el cual un grupo de seres humanos queda atrapado en un mundo exactamente igual a la tierra, salvo que todo es de gigantescas proporciones. Para precisar, según los presentadores del programa, en el mundo de los gigantes era todo doce veces mayor que los objetos terrestres análogos.
Eso era llevar al extremo un tipo muy conocido de argumentos de la que podríamos llamar «ficción científica infantil». Con esta denominación designo la clase de ficción científica, producida por hombres que indudablemente serán cariñosos con sus madres y estimables miembros de la sociedad, pero que, en cuanto a sus nociones científicas, parecen balbuceantes bebés.
En lo remotos, malos tiempos, de la ficción científica por entregas había innumerables historias, por ejemplo, de insectos y gigantes. Se razonaba que, puesto que una pulga puede saltar muchas veces su propia longitud y arrastrar muchas veces su propio peso, una pulga de tamaño humano podría saltar media milla, con dos toneladas de carga a la espalda. Y naturalmente sería mucho más peligrosa que un tiranosaurio. Innecesario es advertir que eso es pura bazofia, y que tales disparates han desaparecido en absoluto de la novela científica actual.
Pero el cine y la televisión, con notables y honrosas excepciones como «Star Trek», siguen aún en la fase infantil, en lo que se refiere a la novela científica. Su modo de producir sensación es presentarnos monos gigantes, arañas, lagartos, cangrejos gigantes, gigantescas mujeres y amebas; todo gigantesco.
Pero nada de eso sería posible, ni por un instante, en virtud de la llamada ley cuadrado-cúbica, expuesta por primera vez por Galileo hace tres centurias y media.
Para explicar del modo más sencillo lo que significa esa ley, partiremos de un cubo de n pulgadas * de arista.
El volumen de ese cubo es n X n X n; o sea, n3. Eso quiere decir que un cubo de 1 pulgada de arista tiene un volumen de una pulgada cúbica; uno de 2 pulgadas de arista tiene 8 pulgadas cúbicas de volumen, y uno de 3 pulgadas de arista, 27 pulgadas cúbicas de volumen.
Dicho de otro modo, el cubo de 3 pulgadas de arista podemos dividirlo con una sierra en 27 cubitos de 1 pulgada de arista. Intentadlo y os convenceréis.
Pero ¿qué pasa con la superficie de un cubo? Dicha superficie consta de seis cuadrados; por eso los dados tienen las caras numeradas desde • a ::: . Si la arista del cubo mide n pulgadas, cada cara tiene n X n, o sea, n2 de área; y entre las seis tendrán un área de 6n2. Eso significa que un cubo de 1 pulgada de arista tiene 6 pulgadas cuadradas de superficie; uno de 2 pulgadas de arista tiene una superficie de 24 pulgadas cuadradas; uno de 3 pulgadas de arista tiene una superficie de 54 pulgadas cuadradas, etc.
Como un cubo de n pulgadas de arista tiene 6n2 de superficie y n3 de volumen, eso significa que la superficie de un cubo crece como la potencia segunda, o cuadrado, de la longitud de la arista; mientras que el volumen de un cubo crece como la potencia tercera, o cubo, de dicha longitud. Si duplicamos la arista, multiplicaremos la superficie por 4=(22) y el volumen por 8=(23). Análogamente, al triplicar la arista, la superficie del cubo se multiplica por 9 y el volumen por 27.
Cuanto mayor sea un cubo, más volumen tendrá por cada pulgada cuadrada de superficie. Por decirlo así, cuanto mayor sea, mayor proporción de materia suya quedará «por dentro».
Podríais demostrar que ocurre exactamente lo mismo con cualquier cuerpo geométrico: tetraedro, esfera, elipsoides, etc. Y también ocurre con cuerpos irregulares cualesquiera, suponiendo, suposición importante, que cada cuerpo conserve al crecer idénticas proporciones.
Podemos, pues, enunciar la ley cuadrado-cúbica como sigue. Al crecer un cuerpo tridimensional cualquiera, sin cambiar de forma, su superficie crecerá como el cuadrado de cualquiera de sus líneas, y el volumen como el cubo de la misma.
Esto tiene importante relación con la ingeniería estructural de los cuerpos animados e inanimados; pues algunas de sus propiedades dependen del volumen y otras de la superficie. Como las que dependen del volumen crecen más de prisa con el tamaño que las que dependen de la superficie, hay muchas ocasiones en que el tamaño establece diferencias considerables.
El ejemplo más sencillo lo ofrecen la masa y la sustentación. La masa de un cuerpo, de forma y densidad constantes (o su peso, si permanece en punto fijo de la tierra), depende de su volumen. La sustentación depende de la superficie que esté apoyada en el suelo.
Imaginemos, por ejemplo, un cubo de materia de una densidad de una libra por pulgada cúbica. Un cubo de una pulgada de arista de esa materia, apoyado en una de sus caras, pesa una libra y descansa en una pulgada cuadrada de superficie. La presión sobre la superficie soporte vale una libra por pulgada cuadrada.
Un cubo de diez pulgadas de arista de esa materia pesa mil libras y descansa en una superficie de cien pulgadas cuadradas. La presión sobre esa superficie soporte vale diez libras por pulgada cuadrada.
Al continuar creciendo el cubo, sigue aumentando la presión sobre la superficie soporte. Esa presión termina por ser tan grande, que los enlaces químicos entre los átomos y las moléculas de esa materia comenzarán a ceder. El cubo empezará a aplastarse bajo la acción de su peso.
Cuanto más resistente sea una sustancia, más podrá crecer antes de que se alcance ese punto crítico; pero para todas las sustancias terminará por alcanzarse. En un campo gravitatorio dado, hay un tamaño máximo para los cubos de cualquier materia.
Esto ocurrirá aunque no haya campo gravitatorio exterior, porque, al crecer el cubo, aumenta su propio campo gravitatorio, obligando al cuerpo a reducirse o, mejor dicho, a tomar una forma de mínimo contenido de energía, que resulta ser aproximadamente una esfera; o un elipsoide de revolución, si está girando.
Lo dicho del cubo vale para todo sólido, incluso el cuerpo humano. Imaginemos que un hombre pesa 175 libras y gasta zapatos cuyas suelas tienen 50 pulgadas cuadradas de superficie total. Puesto en pie, cada pulgada cuadrada de suela de sus zapatos soporta 3,5 libras. (Esto es una simplificación; ni las suelas son planas, ni se reparten el peso por igual; pero eso no desmiente el principio.)
Supongamos ahora que, de repente, ese hombre multiplica por doce todas sus medidas, como en el «mundo de los gigantes», conservando, por consiguiente, todas sus proporciones iniciales. Ahora su estatura, en vez de 5 pies y 10 pulgadas, es de 70 pies.
El gigante pesará 175X12x12x12, o sea, unas 140 toneladas; tanto como las mayores ballenas. Pero la superficie de sus suelas sólo vale 50X12x12, o sea, 7.200 pulgadas cuadradas. Puesto en pie, cada pulgada cuadrada de suela tiene que soportar 42 libras: doce veces más que antes.
Esto vale para todo el mecanismo sustentador. Cada pulgada cuadrada de sección del fémur tiene que soportar doce veces más peso que de ordinario; cada pulgada cuadrada de sección de músculo tiene que ejercer un tirón doce veces mayor que de ordinario, para que el gigante se ponga en pie, si está sentado.
Para ver lo que le sucede al tal gigante, suponed que cargamos 42 libras (12 veces lo normal) en cada pulgada cuadrada de nuestras suelas. Para hacerlo, habríamos de tener un peso de una tonelada, distribuido uniformemente en nuestro cuerpo. Eso nos derribaría por tierra y nos mataría por aplastamiento.
Así, pues, los colosos del «Mundo de los gigantes», ¿caerían por tierra y morirían aplastados por su propio peso? No, desde luego, necesariamente. Si esa emisión la dirigiera un autor competente de novelas científicas, advertiría que el fémur de los gigantes era de acero cromado; que la gravedad en el planeta era más débil; que los músculos funcionaban conforme a otras leyes que los nuestros. Pero claro que nada de eso se advierte. He dicho un autor competente de novelas científicas.
No creáis que es demasiado pesimismo hablar de muerte por aplastamiento. Se dan casos. A veces una ballena, muchísimo menor que nuestros míticos gigantes humanos, queda varada en una playa y ya no se libra de morir, aplastada literalmente por su propio peso.
(En el agua la ballena no corre ese peligro, porque allí está soportada, no por la rigidez de sus huesos, sino por el empuje del medio líquido, que depende del volumen del animal. Es decir, que peso y empuje crecen ambos como el cubo de las dimensiones lineales, así que el tamaño no dificulta el soporte. Una enorme ballena maniobra en el agua con tanta facilidad como un diminuto boquerón, al menos en cuanto al soporte.)
Claro que, aun limitándonos a mamíferos terrestres, es un hecho que existen a la vez enanos y gigantes, construidos según el mismo patrón estructural de un tronco sobre cuatro patas. Hay mamíferos tan pequeños como la musaraña (menos de una décima de onza, unos 2,8 gramos) y tan grandes como el extinguido baluquiterio, que pesaría no menos de unas veinte toneladas.
¿Cómo compaginar esas diferencias de tamaño con la ley cuadrado-cúbica? Recordemos la condición: que no varíen las formas, ni —añadamos ahora— las propiedades estructurales.
El caso quizá más notable de olvido de esa condición lo ofrece el astrónomo canadiense Simón Newcomb, quien muy a principios del siglo xx escribió una serie de elocuentes artículos, en que trataba de mitigar el entusiasmo producido por la posibilidad de construir ingenios voladores más pesados que el aire.
Insistía Newcomb meticulosamente, no menos que yo en este artículo, en la existencia de la ley cuadrado cúbica. Explicaba que el peso de un aeroplano depende de su volumen, mientras que de su sustentación depende el área de la superficie plana que puede presentarle al aire. Al aumentar el tamaño, el peso crecería más rápidamente que la superficie, y cada pulgada cuadrada de superficie de las alas tendría que sustentar pesos cada vez mayores.
Cuando un aeroplano sea lo bastante grande para contener a un hombre, decía Newcomb, pesará demasiado para que lo sustenten sus alas. Aquello le parecía tan sencillo como un problema de aritmética para muchachos.
Pero en esto vinieron los hermanos Wright y quedó evidenciada la posibilidad de una máquina voladora, capaz de elevar a un hombre. Eso no desconcertó en modo alguno a Newcomb; admitió que, en efecto, era posible una máquina de ese tamaño; pero al construirla capaz de elevar a dos hombres afirmó que pesaría demasiado para que sus alas la sustentasen.
Como Newcomb murió en 1909, no llegó a ver el papel que jugó el aeroplano en la Primera Guerra Mundial.
El error de Newcomb es, ¡ay!, harto común entre los científicos. Enamorado de una fórmula se empeñó en llevarla más allá de los límites en que es aplicable. Supuso que al construir aeroplanos mayores se conservarían sus proporciones; que los materiales serían los mismos, etc.
Pero de hecho las alas de los aviones se estaban perfeccionando continuamente, para lograr más sustentación por pulgada cuadrada; se diseñaban motores que rendían más impulso por unidad de peso; se empleaban materiales más fuertes y menos densos, para construir el aeroplano. En suma, perfeccionando la técnica, la sustentación se aumentó mucho más rápidamente que el cuadrado de las dimensiones lineales y el peso se aumentó mucho menos rápidamente que su cubo.
Los organismos vivientes hacen lo mismo, en lo posible. El pájaro mosca sólo pesa 0,07 onzas (unos 2 gramos), mientras que la avutarda Kori sudafricana se sospecha que puede alcanzar a veces 50 libras (122,5 Kg.) de peso. Hay, pues, un margen de pesos desde 1 a 11.000.
Sin embargo, pájaros mosca y avutardas vuelan con alas de plumas.
Pero ¡buena diferencia! Las alas de la avutarda son mucho más largas y estrechas, comparadas con el cuerpo, que las del pájaro mosca. Los huesos de la avutarda están ahuecados hasta el último extremo, para aligerarlos todo lo posible, con el mínimo menoscabo de su resistencia.
Aquí también hay cambios, gracias a los cuales el peso crece más despacio que el cubo y la sustentación más de prisa que el cuadrado.
En los mamíferos, el margen de pesos entre la mínima musaraña y el baluquiterio es de 1 a 6.400.000, para el mismo esquema general de un tronco sobre cuatro patas; pero éstas no tienen en modo alguno las mismas proporciones.
Mirando, por este orden, patas de musaraña, ratón, cabra, caballo y elefante, se ve que van siendo cada vez más gruesas, aun en proporción con la longitud total del cuerpo. Esto quedaría muy claro haciendo dibujos de la misma altura, de todos esos animales.
Si un ratón adquiere el tamaño de un elefante, sus patas quedarían relativamente muy largas y delgadas y se quebrarían bajo el peso. Un elefante, reducido a tamaño de ratón, tendría patas gordísimas, de aspecto increíblemente tosco.
En otros términos, las proporciones de un animal, la forma de sus patas y alas, por ejemplo, están condicionadas por su tamaño y resultarían absurdas si éste cambiase, sin un cambio adecuado de proporciones.
 Entonces, ¿temen ustedes de veras que sería peligroso un insecto de tamaño humano? Cuando ven ustedes una mosca común, fíjense en sus patas. Son simples hebras, pero adecuadas para sustentar el peso de la mosca. Agrandémosla hasta el tamaño de hombre y no podrá moverse; ni tampoco una pulga, ni un saltamontes ni un escarabajo. Ningún insecto de tamaño humano que conservase las proporciones corrientes de los insectos en el campo gravitatorio terrestre, podría andar, volar, saltar, ni avanzar de ningún otro modo, ni la menor fracción de una pulgada.
No sólo dependen del tamaño y la forma la locomoción y el soporte. Hay otras muchas propiedades que están adaptadas precisamente a un cierto tamaño.
Por ejemplo, la cantidad de calor producido por las reacciones químicas dentro de un organismo depende del peso del tejido reaccionante, que a su vez depende del volumen del cuerpo. La rapidez con que se pierde ese calor depende, en términos generales, de la superficie exterior del animal. Así, pues, cuanto mayor sea este, más calor retendrá, ya que la producción crece más deprisa que la pérdida.
En general, pues, a igualdad aproximada de otros factores, un animal pequeño necesita tener un metabolismo más rápido que uno grande, para reemplazar la energía que se le escapa con más rapidez. Las musarañas y pájaros mosca tienen que estar siempre comiendo, o morirían de hambre en cuestión de horas; mientras que un animal grande puede ayunar largos períodos.
Resulta también que en las regiones polares, donde el frío reclama recursos conducentes a conservar el calor, el tamaño grande es muy conveniente en ese sentido. Los osos polares, almizcleros y morsas se mantienen calientes, en parte, por ser grandes. Y, naturalmente, ése puede haber sido uno de los factores que hicieron útil el tamaño grande en la era de los dinosaurios. Los reptiles, faltos de recursos especiales para conservar temperatura alta, podían retener el calor que desarrollaban, con tanta mayor eficacia cuanto mayores eran.
Eso significa que toda la estructura metabólica de un organismo guarda relación con su tamaño.
Mas ¿qué diremos de la absorción de oxígeno? La cantidad de materia que lo precisa depende del volumen del organismo; pero la rapidez con que el oxígeno se absorbe depende de la superficie interna de los pulmones.
A los animales pequeños de sangre fría les bastan pulmones sencillos en forma de sacos; pero los animales de sangre caliente necesitan mucho más oxígeno, sobre todo los grandes. Si los pulmones humanos fuesen simples sacos, le ofreceríamos al aire unos 2 pies cuadrados (0.1858 m2 de superficie, y si no tuviésemos más, nos asfixiaríamos instantáneamente. Nuestros pulmones están divididos en unos 600 millones de celdillas, con una superficie total de 600 pies cuadrados (unos 56 m.2), por lo menos.
Análogamente, la cantidad de sangre que hay que filtrar depende del peso y, por tanto, del volumen del organismo. La rapidez con que puede ser filtrada depende de la superficie disponible en los riñones. Por eso cada uno está dividido en más de un millón de tubitos, con una longitud total de unas 40 millas (64 Km.) entre los dos.
Así, pues, si multiplicamos por 12 todas nuestras dimensiones lineales, sin hacer ningún otro cambio, nos asfixiaríamos en minutos; porque nuestra superficie pulmonar se multiplicaría por 144, pero la cantidad de materia a oxigenar se multiplicaría por 1.728. Y si sobreviviésemos a eso, nos moriríamos de uremia en pocos días; pues la superficie de los filtros renales se multiplicaría por 144, mientras que el volumen de la sangre a filtrar sería 1.728 veces mayor.
¡No! Un hombre gigantesco, aunque sus fémures se reforzasen y sus pies se extendiesen enormemente para soportar sus toneladas de peso, necesitaría además pulmones y riñones muchísimo más subdivididos y, por añadidura, redes muchísimo más complicadas de vasos sanguíneos y nervios.
¿Y los insectos? Estos se ventilan por tubitos en el abdomen, donde la difusión directa viene a ser suficiente para las necesidades del animal. Si los agrandásemos a tamaño humano, sin modificar por completo su sistema respiratorio, se asfixiarían al instante. No cabe, en verdad, nada tan totalmente indefenso, inofensivo y muerto, como esa terrible amenaza de la ficción científica: el insecto gigante.
Consideremos el don más preciado del hombre: su cerebro.
El cerebro humano pesa algo más de 3 libras (1,36 kilogramos) y es uno de los mayores, pero no el mayor.
Un elefante grande puede tener unas 13 libras (unos 6 kilogramos) de cerebro y las mayores ballenas 19 (unos 9 kilogramos). Más importante, sin embargo, es el número de libras de cuerpo que tiene que gobernar cada libra de cerebro.
La relación de masas cuerpo / cerebro vale en el hombre unos 50; es decir, que cada libra de cerebro tiene que gobernar 50 libras de tejidos. La cifra correspondiente para un elegante es 1.000 y para una ballena 10.000.
El mayor dinosaurio tenía una relación de masas cuerpo / cerebro de 100.000.
Aquí, al menos, podríamos creernos en terreno firme y libre de la ley cuadrado-cúbica. Al crecer el tamaño del cuerpo, su peso total variará como el cubo de las dimensiones lineales y lo mismo crece el peso del cerebro.
La relación másica cuerpo / cerebro seguiría siendo 5, aun en los colosos de 70 pies del «Mundo de gigantes».
Pero... las células nerviosas que integran la parte crucial del cerebro, la sustancia gris, están concentradas en la superficie cerebral. Para las supremas funciones del cerebro, según nuestros peculiares prejuicios; para comprender y pensar, lo que cuenta, al cabo, es la extensión superficial del cerebro y no su peso.
Al aumentar la inteligencia, la superficie del cerebro tiene que crecer más de prisa de lo que permite la ley cuadrado-cúbica, y sólo puede hacerlo formando pliegues y circunvoluciones. Para adaptarse a esos pliegues se necesita más cantidad de sustancia gris, que si ésta tapizase con uniformidad la superficie del cerebro.
Por eso la existencia y número de circunvoluciones dan una medida de la inteligencia, y el cerebro humano no sólo es mayor que casi cualquier otro: tiene también más circunvoluciones.
Si hacemos doce veces mayores todas las dimensiones lineales de un hombre y, por tanto, también las de su cerebro, éste conservará suficiente peso en proporción, pero no suficiente superficie. Si no está doce veces más plegado, no podrá seguir gobernando adecuadamente el cuerpo agigantado. Sin ese requisito, el coloso será un perfecto idiota, aunque su cerebro pesara unas 2,8 toneladas.
En suma, el gran tamaño no siempre conviene. Complica enormemente las cosas, en todos los órdenes; y a partir de cierto punto, las ventajas del volumen grande (mejor conservación del calor, ojos mayores y, por tanto, visión más aguda, mayor cerebro y, por tanto, más inteligencia) empiezan a ser sobrecompensadas por las desventajas de la creciente complicación.
Yo gusto de pensar, con mi habitual prejuicio prohumano, que el tamaño del hombre es el justo.
En los seres marinos, como la gravedad no produce problema de sustentación, es mayor el volumen límite, en que los inconvenientes del tamaño grande empiezan a sobrecompensar a las ventajas. Por eso los seres marinos tienden, en general, a ser mayores que los terrestres y los animales más gigantescos de todos han vivido en el mar, no en tierra.
Pero, ¿y si nos movemos en el otro sentido?
Si reducimos todas las dimensiones de un hombre, ¿no tendría que gobernar menos masa del cuerpo cada unidad de superficie de su cerebro? Si una persona multiplicada por 12, sin otros cambios, resulta idiota, ¿no resultará un supergenio, dividiéndola por 12, sin otra variación?
¡Cuidado! El cerebro de una persona dividida por 12 pesaría 0,03 onzas (0,8.5 gramos). Contendría 6 millones de neuronas, en vez de 10.000 millones, y por muchas circunvoluciones que tenga, y muy diminuto que sea el cuerpo que ha de gobernar, 6 millones de neuronas no pueden articularse en forma lo bastante complicada para albergar inteligencia humana.
En otras palabras, el peso absoluto del cerebro influye también y es fácil poner ejemplos. En algunos de los más pequeños monos, la relación másica cuerpo / cerebro sólo vale 17,5. Si esos monos se ampliasen a tamaño humano, su cerebro pesaría 8,5 libras (5,8 Kg.); y, sin embargo, son menos inteligentes que los gorilas, cuya relación cuerpo / cerebro vale 500. Los cerebros de los monos tienen menos circunvoluciones que el del gorila, y no digamos del nuestro; pero por añadidura no poseen suficientes neuronas.
¡No! Nuestro tamaño es el justo; ni demasiado grande ni demasiado pequeño.
Ahora es muy posible que me creáis caído en renuncio. Hace un par de años fui responsable de una novela que trataba de la drástica reducción de seres humanos, nada menos que al tamaño de bacterias. Ahora pensaréis que entonces no practiqué lo que estoy predicando aquí.
Si así es, os equivocáis totalmente. La drástica reducción de los seres humanos, supuesta posible, entraña una porción de pequeños problemas fascinantes, que procuré tener en cuenta en mi obra y que explicaré en el capítulo siguiente.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario, será publicado en breve! Tus comentarios alimentan mi blog!
Thanks for your comment! It will be published shortly. Your comments feed my blog!