24 noviembre 2009

Seis pruebas fehacientes de la Evolución

Existen un sinnúmero de pruebas que demuestran innegablemente que la evolución es un proceso real, natural y demostrable. Los fósiles ofrecen pruebas cruciales e innegables de la evolución ya que revelan las diferentes formas de vida que han existido en el planeta. Más aún, nos muestran los cambios que han experimento a lo largo de millones de años.


Ancestros terrestres de las ballenas


Las ballenas están muy bien adaptadas a la vida marina y han vivido en el océano durante millones de años. Pero como nosotros, son mamíferos, respiran aire y dan a luz a sus bebés. Debido a que los mamíferos se originaron en tierra firme, en algún momento los ancestros de las ballenas debieron moverse desde la tierra hacia el mar. Ahora ya se conocen numerosos fósiles que demuestran esto sin lugar a dudas. Animales fósiles como Indohyus, Pakicetus, Rhodocetus y Protocetus son los ancestros de las ballenas actuales. Comparten muchas características (como la estructura única del oído y del talón), pero poseían patas como las de animales terrestres.

Del océano a la tierra

Los animales vertebrados incluyen a los mamíferos (donde estamos los humanos), las aves, los reptiles, los anfibios y los peces. El ancestro común de todos los vertebrados fue un organismo marino. Al transcurrir el proceso evolutivo, los peces permanecieron en el agua, mientras que el ancestro de los demás vertebrados salió a tierra firme. La transición del agua a la tierra sucedió hace unos 360 millones de años. Los primeros vertebrados que se movieron del agua a la tierra fueron criaturas llamadas Elpistostégidos, grandes peces carnívoros primitivos que vivían en aguas someras. En el 2006, el científico Edward Daeschler descubrió un fósil de un pez relacionado a los elpistostégidos llamado Tiktaalik que tenía ya adaptaciones para la vida terrestre y es un intermedio entre los peces verdaderos y los anfibios. Tiktaalik provee claras pruebas de cuáles fueron los pasos evolutivos y los cambios necesarios para que los vertebrados marinos hayan conquistado ambientes secos.


¡Dinosaurios caminando entre nosotros!


A pesar de la creencia común de que los dinosaurios se extinguieron, en realidad estos animales siguen rondando entre nosotros. ¡Las aves son en realidad dinosaurios! Al igual que sus extintos parientes, las aves caminan en dos patas las cuales tienen 3 dedos dirigidos hacia adelante, hacen nidos que están usualmente bajo el cuidado de los padres y ponen huevos con cáscaras calcáreas. Más aún, comparten muchas características anatómicas. Recuerden esto la próxima vez que coman pollo y encuentren el hueso de la suerte (llamado técnica fúrcula)… ¡Tyrannosaurus rex también lo tenía!

Fósil de transición: origen de las plumas y el vuelo
Es increíble cuando podemos ver claramente en un fósil la transición entre dos grupos diferentes de organismos, es decir, los procesos de evolución en plena acción. Uno de los mejores ejemplos de esto es Archaeopteryx. Éste es un animal que vivió hace 150 millones de años y sus fósiles claramente muestran a un animal que, a pesar de tener algunas características de sus ancestros dinosaurios, tiene plumas. Es un fósil que muestra la transición de los dinosaurios a las aves. A pesar de que Archaeopteryx tenía plumas, posiblemente no podía volar sino solamente planear. Pese a lo que comúnmente se creería, las plumas inicialmente evolucionaron como un mecanismo para controlar la temperatura corporal y luego se desarrolló la capacidad del vuelo. Los famosos dinosaurios emplumados descubiertos en la última década son clara evidencia de esto.

Las hormigas cortadoras de hojas y sus jardines de hongos

La co-evolución es un proceso evolutivo donde los cambios en un organismo van de la mano con cambios en otro organismo con el cual interactúa cercanamente. En los trópicos americanos existen hormigas que suben a los árboles y cortan pedazos de las hojas. Estos pedazos los almacenan dentro de sus nidos subterráneos pero no los usan como alimento, en realidad los maceran y utilizan los pedazos de hoja como medio de cosecha para su verdadero alimento, ¡hongos! Las hormigas cosechan sus jardines de hongos subterráneos y diferentes tipos de hormigas se especializan en cosechar diferentes tipos de hongos. La interacción entre los hongos y las hormigas ha sido tan cercana que han co-evolucionado a tal nivel que hoy ya no pueden vivir el uno sin el otro. Sin embargo, la co-evolución en estas hormigas es aún mayor y también se han ligado con bacterias. Existen plagas que afectan a los jardines de hongos y las hormigas han co-evolucionado con una bacteria que produce un químico que mata a las plagas, evitando así que los jardines de hongos se destruyan. ¡Coevolución al más alto nivel!

Galápagos, un laboratorio natural de la evolución: pinzones y otros

Desde las observaciones de Darwin hasta las investigaciones de los esposos Rosemary y Peter Grant, las Galápagos han permitido obtener pruebas claras de que la evolución es un proceso que se puede observar y probar. Más aún, que sus mecanismos, como la selección natural, no son solo descripciones teóricas o hipótesis, sino al contrario verdaderos descriptores de cómo funcionan los procesos naturales. “La contribución de las Islas Galápagos al desarrollo del conocimiento sobre evolución es mayor que la de cualquier otro lugar de similar tamaño en la Tierra. Las investigaciones en biología evolutiva en Galápagos se extienden desde estudios sobre el origen de la vida hasta filogenia molecular y biología del desarrollo”, recalcó Carlos Valle, profesor de la USFQ, co-director de GAIAS durante la Cumbre. Cuando Darwin visitó las Galapagos, encontró varias especies de pinzones que, sin bien lucían similares, tenían picos diferentes. Por ejemplo, los pinzones terrestres tienen picos anchos y gruesos mientras que los pinzones de los cactus tienen picos largos y puntiagudos; reflejando diferencias en sus dietas. Darwin especuló que todos los pinzones tuvieron un ancestro común que migró hacia las islas y de cuya población se derivaron todas las 14 actuales especies de pinzones de Galápagos. Éste es uno de los mejores ejemplos, de cómo la selección natural ha llevado a la evolución de una variedad de formas adaptadas a diferentes condiciones ambientales, de hábitat y comida, desde una especie ancestral.

Esta información fue publicada en el Periódico "Aula Magna" (No. 18; 28 Sept. 2009) y en el Periódico Urbano "Al Día" (27 Nov. 2009 y 28 de Nov. 2009); y fue transmitida por la Radio Urbana 106.9 FM como parte de la serie "Ojo Científico" del programa Dimensión Urbana.

Fotografías: Wikimedia Commons

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario, será publicado en breve! Tus comentarios alimentan mi blog!
Thanks for your comment! It will be published shortly. Your comments feed my blog!